Coronavirus y régimen de custodia de los hijos

Cuando hablamos de custodia de los hijos estamos adentrándonos en una de las materias más litigiosas que hay en derecho. Cuando un matrimonio o una pareja se rompe y ha dejado descendencia es más que habitual que la litigiosidad entre ambas partes, derivada de dilucidar qué progenitor ostenta la custodia y cómo, aumente y complique los procedimientos de divorcio, alargándolos en el tiempo y necesitando de una intervención letrada específica.

Además, una vez se ha fijado un régimen para con los hijos, ya sea de custodia compartida o de monoparental, el día a día conlleva casi necesariamente la aparición de conflictos en cuanto a la interpretación de los convenios reguladores. A menudo dichos convenios no son lo suficientemente específicos (pensemos que en la actualidad se llega a pactar hasta el régimen de tenencia de las mascotas comunes), o simplemente aparecen situaciones nuevas que difícilmente se previeron en un inicio. Pensemos en cambios sobrevenidos del domicilio de uno de los progenitores que le obligue a desplazarse fuera de la provincia donde reside el menor, aparición de hijos legítimos de una de las partes, enfermedades, insolvencias económicas o, como nos ha pasado ahora, la aparición de una pandemia como es la del coronavirus COVID19 que nos obliga a todos a permanecer en nuestros hogares.

Muchos padres y madres se preguntan estos días qué sucede con sus hijos. ¿Los tengo que seguir llevando con su padre/madre? ¿Puedo transitar por la vía pública con el menor para dejarlo con su padre/madre porque le corresponde éste fin de semana? ¿Se aplazan y se compensan los días que, por culpa del virus, el o la menor no puede estar con el progenitor no custodio?

A todas estas preguntas hay que darles respuesta lo más rápidamente posible, no sin antes advertir que la parálisis de la Justicia Española derivada del estado de alarma del RD 463/2020 ha obligado a ralentizar y disminuir a la mínima expresión el personal de muchos juzgados y a dejar en suspenso los plazos procesales. Aún así, los juzgados de guardia siguen funcionando porque la Justicia no puede parar.

Hemos visto recientemente como un Juez de Alcorcón (Madrid) dictaminaba que la vigencia del estado de alarma suspendía el régimen de visitas. O lo que es lo mismo, este juzgado viene a decir que mientras dure esta situación excepcional los menores permanecerán en casa del progenitor que los tuviese a la entrada en vigor del RD 463/2020 hasta que la situación del país vuelva a la normalidad. Argumentada el juez madrileño que el transporte de los menores no se encuentra en ninguno de los supuestos previstos por el citado Real Decreto por los que se autoriza a desplazarse por la vía pública. Contra esta consideración se han manifestado diversos letrados al entender que el transporte de los hijos desde un domicilio a otro por cuestión de custodia sí que entraría dentro de lo concebido como ‘causa de fuerza mayor’.

No obstante, la nota aclaratoria ha venido por parte del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que ha descargado todo el peso sobre estas cuestiones que, poco a poco irán apareciendo, sobre los Juzgados de Primera Instancia, dejando que cada cual tome la decisión adecuada en cada caso concreto. Eso sí, el CGPJ ha abierto la puerta a que las juntas sectoriales de familia acuerden criterios comunes que sirvan para orientar y guiar la actuación de los partidos judiciales.

El CGPJ ha dicho textualmente que, sin perjuicio de la posibilidad, “e incluso conveniencia”, de que esta variación del régimen y de la forma de ejecutarlo sea producto del consenso entre los progenitores, en defecto de acuerdo “corresponde al juez o magistrado adoptar la decisión que proceda” en función de las circunstancias del caso, en garantía de la finalidad tuitiva del Real Decreto y de la preservación de la salud y bienestar de los hijos, así como de la salud de los progenitores y, en general, de la salud pública. La suspensión, alteración o modificación del régimen acordado puede ser particularmente necesaria, advierte el CGPJ, “cuando los servicios o recursos públicos (Puntos de Encuentro Familiar y recursos equivalentes) se hayan visto afectados en su funcionamiento ordinario como consecuencia de la aplicación de las medidas del Real Decreto 463/2020”.

Por tanto, antes de acudir a la vía judicial, desde De Iure Consultis os incidimos en la conveniencia de contar con asesoramiento profesional en la materia para que, tal y como indica el CGPJ, se pueda llegar a un nuevo acuerdo que salve esta situación provisional derivada del virus. De lo contrario, tal y como han indicado las instancias superiores de la Justicia, habrá de acudirse a un procedimiento de Jurisdicción Voluntaria previsto en la legislación vigente.

En resumen, conviene no olvidar los siguientes puntos.

-Los Convenios son de obligado cumplimiento, pero en el contexto actual cabe matiz sobre ellos.

-Cabe el pacto entre progenitores mientras dure el estado de alarma.

-Existe la posibilidad de acudir al Juzgado, tal y como ha indicado el CGPJ, para dilucidar cómo afrontar ésta situación derivada del COVID19.

-Conviene contar con un acuerdo, para el caso de que la solución sea amistosa, supervisado por un profesional y firmado por ambas partes.

 

Recuerda que para cualquier consulta sobre este tema, u otro que te inquiete, puedes contactar con nostros a través de nuestro correo electrónico o de nuestro WhatsApp.

Te esperamos en próximos artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *